De cómo confiar en Dios, y el último mes

Desde el día que nos anunciaron de la enfermedad de Ale, luché por ser positiva, por creer en que todo iba a salir bien… cada día le pedía a Dios que la acompañara, que la sanara, que tuviera misericordia. Pedía que se hiciera Su voluntad, siempre y cuando esa voluntad fuera sanidad (el error de condicionar la fe).

Muchas veces tuve imágenes en mi cabeza de su funeral… y me regañaba a mí misma, por mi debilidad y falta de fe, e inmediatamente eliminaba cualquier pensamiento negativo… por esta misma razón no lograba decirle a Dios que se hiciera Su voluntad, porque me daba terror que fuera ésta, me daba terror que con mis oraciones yo le diera “permiso” de llevársela.

Hoy hace exactamente un mes, estábamos en el aeropuerto, esperando un vuelo para hacer realidad uno de los sueños de Ale, que fuéramos a ver a Mickey Mouse juntos.

Los primeros días de ese viaje, estoy segura, han sido los más felices de nuestra vida. Ale se veía radiante, llena de vida, y eso nos llenaba a todos. No puedo hacer más que agradecer a Dios, por esos días tan especiales. Hasta el último minuto, Ale siempre trató de vernos felices, de hacerse la fuerte.

Sin embargo, casi que a la mitad del viaje, Ale se nos complicó… ya para el sábado, tuvimos que internarla de emergencia en un hospital de Orlando. Fue muy duro verla tan mal, tan apagada, recordando cómo había estado hacía tan sólo unos días. Todos hicimos lo que estuvo en nuestras manos para poder ayudarla tanto a ella como a Marco, tanto desde acá como desde allá. En estos momentos, la familia se une más, y cada aporte cuenta, cada gesto de amor, cada oración. TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS, lo dimos todo por ella esos días, desde nuestras capacidades, y sé que hoy, no hay nada que Ale nos reprocharía, porque todo lo hicimos siempre por y para ella.

Después de casi semana y media (en la cual, cada 2 días creíamos que ya Ale iba a poder salir del hospital), lograron volver. No sin antes que Ale, a pesar de su sufrimiento y de lo malita que estaba, se hubiera ganado el corazón de todos y cada uno de los seres humanos que tuvieron la dicha de conocerla tanto en la ambulancia, la sala de emergencias y el hospital. Nuevamente, Ale estaba cumpliendo su misión, la misión que Dios le dio. Ya al final de su estancia en el hospital, la gente llegaba nada más para conocerla, para ver quién era esta mujer, bella por dentro y por fuera, de la cual todos hablaban en el centro médico, la cual transmitía todo el amor, la paz y la gracia de Dios.

Ya acá, tuvo unos días tranquilos, en los cuales, gracias a Dios, pudimos acompañarla. Y luego se volvió a complicar… hemoglobina y plaquetas preocupantemente bajas, no podía respirar, se estaba hinchando, sangraba… y así, nuevamente, en menos de un mes, ya teníamos a Ale de nuevo internada.

No quiero ahondar mucho en los últimos días, porque creo que lo importante es recordar lo bueno: su sonrisa, su ímpetu, su lucha hasta el final. Ale seguía tratando de llenarnos de fuerza, de no preocuparnos, de no decir nada que nos pudiera llenar de dolor… todos seguíamos orando por ella, y ella seguía convencida de que el plan de Dios era perfecto. Creo que para este punto, ella ya sabía perfectamente todo lo que venía, y aún así, sin miedo, nos llevó de la mano a todos, y nos recordaba la importancia de confiar en Dios.

El jueves, después de un día completo de exámenes y noticias complicadas, me di cuenta de lo egoísta que estaba siendo… y ese día, le dije de corazón a Dios, que por favor hiciera Su voluntad, fuera cual fuera, pero que Ale estuviera bien, que no sufriera.

Nuestra guerrera de luz estaba muy complicada de salud… lo que parecía una gran infección en su corazón y pulmones, la llevó a una sala de operaciones, donde e iban a reemplazar una válvula del corazón. El sábado en la noche, su sonrisa ya no brillaba… ese día, mi hermanita, mi mejor amiga, ya no daba más, y seguía ahí por nosotros. El domingo Dios hizo el milagro, y ella finalmente logró descansar.

Todos estamos muy agradecidos con el equipo médico… lucharon hasta el final con ella. Pero el plan de Dios era diferente, y Ale ya había brillado lo que tenía que brillar aquí en la Tierra. Lo que hubiera venido después de la cirugía, realmente Ale no lo merecía: más dolor, más quimio, más tratamientos… menos vida.

El dolor que me llena… no tiene palabras para ser descrito… desgarra, hace que el pecho duela, que respirar se vuelva difícil, que levantarse de la cama sea una lucha… y no sólo a mí, sino a todos a quienes Dios nos dio la dicha de vivir y crecer con Ale.

Pero, a pesar del dolor, sé que Dios tenía todo planeado desde el principio… Ale, y no es porque fuera mi hermana, simplemente no era de este mundo. Por eso su luz brilló tan fuerte por sólo 33 años desde aquí. Y ahora, esa luz va a brillar aún más fuerte, desde la eternidad, al lado de Dios, velando por que todos estemos bien, y que vivamos la vida como ella nos enseñó… y así debe ser, para honrar la vida de la mujer más especial que Dios mandó a esta Tierra.

Será un proceso largo, pero vamos a salir adelante, por ella, con ayuda de Dios.

Por ahora, no tengo la fuerza de escribir más, pero sé que el legado de Ale no va a quedar acá. Espero, con este blog, poder darle fuerza y esperanza las personas en diferentes situaciones complicadas, tal como Ale lo hizo, y lo sigue haciendo desde el Cielo.

El blog nació, porque Dios tenía en Su plan perfecto, a través del proceso de Ale, ayudar a la gente. Y fue así como Ale logró llegar a miles de personas, y sus palabras, ayudaron a aliviar muchas cargas, a aumentar la fe de quienes no veían futuro, a ayudarnos a confiar ciegamente en Él.

Hoy, a 3 días de saber que ya no está físicamente, no tengo idea de nada… de cómo poder ayudar a mi familia a seguir adelante, o de cómo dejar de sentir dolor… prometo esforzarme mucho, por ella, y prometo, de la mano de Dios, aprender de este proceso, para poder eventualmente, ayudar a quien necesite una mano en un momento así, tal como Ale hubiera querido.

Ale, te amo – ya mi ángel de la guarda tiene nombre.

#oremosconale

QUIÉN FUE ALE

Describir a mi princesa resulta sencillo a decir verdad, pero hacerlo con palabras que lleguen a su altura es imposible. Espero que este intento; sea al menos suficiente para que por algunos minutos traigamos a nuestras mentes el recuerdo de un ángel maravilloso, que pasó por la vida  de las personas calando hondo en sus corazones. Tomado de su mano por más de 6 años les cuento quien era Ale…

Comencemos por algo tan sencillo, como que si conociste a Ale tu corazón cambia. Ella ( y hablo en presente porque nunca dejará de hacerlo)  es capaz de enternecer al corazón mas frío y llenar de sonrisas y dulzura una habitación entera.

La vida de Ale era una lección de amor y cariño constantes. Por eso cada frase siempre iba acompañada de una sonrisa y un : porfis, muchas gracias o  dios me la bendiga.

Mujer dulce, hermosa y brillante. Tener un debate intelectual con Ale era cosa seria. No permitía que le impusieran una idea si no estaba bien justificada. Recuerdo como muchas personas confundían su voz chineada y pensaban que de alguna manera iban a poder ganarle una discusión sin argumentos sólidos  o sin fondo…. Un grave error!

Para Ale todas las personas en su vida eran importantes. Sus amigos que fueron muchísimos; representaban una alegría inmensa y su compromiso para con cada uno de ellos nunca tuvo límite. Si ocupabas a Ale; ella estaría ahí. Le recuerdo regañándome una y mil veces diciendo: “ ay bbis la amistad es un arbolito, tenés que regarlo todos los días. Quiero que dejes de trabajar y vayas y busques a tu amigo y le decís que estas ahí para lo que necesite”.

¡Pero lo mas importante en este mundo para ella siempre fue la familia! Por lo que creo importante darle mención especial.

Ale era una hermana maravillosa, ejemplar, protectora. Una hija desbordada de amor; capaz de dar su vida por cualquiera de ellos.

Lonchi: Su hermanito. El hombre perfecto para cuidar uno de sus tesoros mas preciados; que es su hermana. Nunca me dejo de decir lo mucho que te quería y fue la persona más feliz del mundo cuando volviste a la familia.

Momin: Ella te amaba. Flaco como te decía, trató con todo su amor de darte el mejor ejemplo como hermana. Trata de llevar su legado, su ejemplo y seguir sus consejos porque desde el cielo siempre va a cuidar a su hermanito menor.

Tavo: Su nuevo hermano papá .Siempre me decía como se sentía protegida cuando la abrazabas y como eras un suavecito por dentro. Ella sabía que la amabas y  lo demostraste por eso mientras estaba enferma; dedicaste una noche entera a su lado cuidándola como una hermanita. Su tavito.

Aarón: Su hermanito, su protector, su doctor favorito. Disfrutaba al máximo cada charla y regañada que te daba. Y me decía como le daba gracias a Dios por tenerte cerca para cuidarla. Lo diste todo por ella, asumiendo uno de los papeles mas pesados, como lo era traducir con amor toda mala noticia médica que nos llegaba. Te amaba y ahora ella te cuida desde arriba.

Doña Auxi: Su mama número 2. Amaba su comida y sus abrazos. Me repetía una y otra vez como era un sueño tener otra mamá.

Bili: Su Roxi, su amada abuelita. Nunca tomaba una decisión sin tenerla presente. Sin temor a equivocarme debió ser la nieta mas feliz del mundo. Cuando la abrazaba el mundo se le detenía. Ella te amaba Bili.

Mari: Su hermanita preciosa, su confidente, su mejor amiga. Una de las personas que mas amaba en su vida. Hermana extremadamente orgullosa. Se esforzó por ser un ejemplo de amor y tolerancia en tu vida.  Ella solo quería lo mejor para vos y fue demasiado feliz en el momento que volviste con Lonchi. Desde el cielo está esperando su sobrino para cuidarlo desde arriba y se que cuando se de, me va a vigilar para que yo la represente. Ella estará siempre a tu lado para cuidarte y abrazar tu corazón.

Don Norman: Su papito, su protector, su superhéroe. Recuerdo su frase: “ me da una chicha, porque solo vos y papi son capaces de hacerme llorar sin decirme nada”. Ella vivía orgullosa de su papá y de la formación que le dio. Admiradora de su inteligencia y su corazón. Decir que lo amaba no alcanza para decir lo que sentía por su papá.

Doña Magaly: Su mamita. Su lugar seguro, su confidente, su todo. Nunca existió un lugar mejor que al lado de su mamá. Solo recordemos el amor que Ale sentía con la gente y ahora imaginemos el amor que sentía por su madre, algo desproporcionado. Si algo quiere Ale doña Maga; es que no sufra. Ella está con Dios y es uno de sus ángeles favoritos.

El día de hoy no podemos despedirnos de Ale sin reflexionar sobre el cancer que la invadió. Se convirtió en tema muy sensible para nosotros y ella no quisiera que pasara inadvertido para cada una de las personas que hoy nos acompañen. Seamos sensibles con las personas que lo padecen y apoyemos a sus familias. Es un proceso doloroso, pero Ale nos enseñó como se le enfrenta: Con valentía, coraje, en familia y muy pero muy de la mano con Dios. Por que sin él; simplemente no se puede.

A sus doctores les damos las gracias de todo corazón. Ella los quería como familia. Sin los profesionales que la atendieron con tanta pasión, sensibilidad y cariño, Ale no hubiese podido tener la calidad de vida que llevo. A la liga de la justicia como ella le llamaba, simplemente gracias de todo corazón.

Finalmente yo fui el invitado a la vida de Ale y nunca me canse de decir “ Diosito gracias por darme a la mujer mas maravillosa del mundo”

Vivimos un noviazgo eterno y hoy tengo el alma destrozada porque partió mi mejor amiga… mi princesa.

Te amo y te amaré toda la vida sin igual. Hay una parte de Ale que vivirá en mi por siempre. Me hiciste mejor ser humano y me enseñaste que el amor es la clave para hacer de este mundo mejor.

Mi amor, mi princesita hermosa…. Lo di todo, te lo juro! Intenté hasta el último minuto por estar a tu lado y combatir juntos! Y Perdóname por ser egoísta y sentir que muero cada segundo que no estas, pese a que se que Diosito quería de vuelta a su angelito.

Pero otra parte no te podía ver un segundo mas sufriendo. Cada quimio, cada examen me desgarraba por dentro y sentía  que moría al verte sufrir. Es por eso;  por mas duro que sea, me alegra que hoy estés al lado del señor.

No se como viviré sin tus abrazos, tus besos y sonrisas. Pero quiero que sepas que desde ya sueño y añoro con verte de nuevo para abrazarte y decirte que TE AMO!!

Ayer un ángel volvió al cielo y su luz brillará mas fuerte que nunca, no olvidemos lo que nos enseñó a todos:

Que dando amor la vida es mas bella!

Mi pequeño aporte a la Historia de Ale

Hola! El día sábado durante la noche, mientras acompañaba a mi princesa en el hospital decidí que quería hacer mi aporte al blog de Ale. Nunca lo pude concluir…

Ahora en medio de un dolor indescriptible donde no quiero ni puedo soltar palabras con mi boca, deseo liberarme un poco a través de su espacio y tratar de encontrar paz hablando del amor de mi vida.

La idea en aquel instante era pedirles sus oraciones para Ale debido a la operación a la que sería sometida a la mañana siguiente. Nunca pude terminar de escribir porque su salud se debilitaba en ese momento. Mientras corría por los pasillos del Hospital para llamar a las enfermeras o sujetaba su mano para luchar juntos, dejé a un lado la computadora y me concentré en esa lucha.

Comparto algo de lo que escribí ese día:

Comencemos por el inicio:

Muchas veces he intentado escribir en su blog pero debo confesarles que siempre me ha sido muy difícil. Las razón es muy sencilla, no existe un tema mas sensible para mi que la salud de mi princesa.

Entre lagrimas; todas las veces que he comenzado me ha detenido la idea de cuan vulnerable puedo mostrarme ante la situación y como le puede afectar en su proceso. Pero no me puedo seguir engañando, si alguien me conoce en esta vida es Ale (bbis), por lo que ella tiene claro el sufrimiento que me embarga desde que sentados en nuestra cama mi hermano con valentía pidio ser quien nos confirmara lo que pensabamos era imposible: ” si es cancer “!

Segundos despues de escuchar la frase debo confesarles que perdí todo el control. Me derrumbé completamente. Entre lagrimas sentía que no podía respirar, una y otra vez me decía no puede ser, y en ese momento llorando Ale me dijo: ” no te puedes caer, yo te necesito fuerte y yo puedo con lo que sea menos verte así, te necesito junto a mi”. Recuerdo que le pedí perdón y le dije que nunca mas volvería pasar y que sería fuerte para ella, que juntos lo ibamos a lograr sin importar lo que viniera. Evidentemente en todo este tiempo no he podido cumplir mi promesa al 100%, pero jamás como en ese momento, al menos no frente a ella.

Por qué les pido su oración:

A lo largo de su blog, Ale les ha contado todo lo que le ha tocado enfrentar en mas de un año de haber sido diagnosticada de Cancer y tienen que creerme algo, es aún mas duro de lo que puedan llegar a imaginar. Yo he visto las secuelas y efectos de cada sesión de tratamiento y Ale es mas que una guerrera; es una mujer de hierro. Capaz de poner buena cara durante el dolor mas intenso, capaz de levantarse de una silla cuando su cuerpo dice no puedo mas, capaz de llevar al límite todo su ser con tal mostrarnos una buena cara y no hacernos sufrir.

Pero hoy Ale enfrenta la prueba mas dura en todo este tiempo y será operada de su corazón. Que irónico la verdad! La enfermedad ataca el espacio mas valioso de mi princesa, su corazón.

Hasta acá deje mi escritura. Al ser las 3:15 am para ser mas exactos y ver como la llevaban a cuidados intensivos para estabilizarla.

Esa noche repasaba una y otra vez lo que escribía. Borraba constantemente mis palabras porque me daba cuenta que escribía muy como Marco. Con dolor, con angustia, con desesperación y de eso nunca se trató el bolg de Ale. Este blog es un mensaje de valentía, de unión con Dios y la familia, pero es sobre todo un blog de Amor.

Talvéz para muchas personas les pueda ser difícil de creer que exista un ser humano tan auténtico y lleno de amor por las de más personas. Lo se y lo comprendo; yo mismo estuve en esa posición. Pero así fue Ale, y estoy seguro que desde el cielo estará muy feliz de saber que las personas pueden leer este blog y contagiar a otras de felicidad y alegría. Si cualquiera de nosotros es capaz de decirle a esa persona que está al lado; llámese un padre, hermano, primo o un amigo o amiga que la ama (sin tapujos y pena como ella me decía), entonces nuestra vida va a cambiar de forma radical hacia la felicidad. Ustedes no se imaginan lo que he sentido en estos días durante el abrazo de personas que con lágrimas en sus ojos me han dicho ” te amo y aca estoy”.

Por último quiero dejarles mi nota de quién es Ale. La escribí para su misa el día de ayer. Un abrazo a todos de parte de team Bbis!

Hoy, filosofando…

Hola! Espero que todos estén muy bien! Gracias a Dios, yo me encuentro super bien!, Sólo tengo de nuevo un poco de tos, pero yo se lo achaco al clima, así que no pasa nada, es más rico tener frío ;0)

Hace días no “hablamos”, ya me hacía falta!! Han pasado bastantes cosillas, así que voy a tratar de continuar donde quedamos en nuestra última conversación.

Ficha médica

Les había contado que ya terminaba mi quimio 2.4 y que después venían exámenes. Bueno, esa quimio no fue tan cool, me sentí bastante malita peeeeeero feliz de saber que era la última de ese tipo de ciclo. Y como todo y como siempre, lo feo pasó y todo bien :0)

Bueno, los exámenes… creo que les había contado que al inicio del ciclo 2 de quimio, me pusieron un catéter portacath en el bracito, en mi cabeza, eso significaba que ya no iba a necesitar que me pusieran más vías… jijiji pues no, que pecadito yo, eran las ganas!!! Así que fui por mi TAC de tórax y mi TAC de abdomen y tarán!! De nuevo una vía, así que pues nada, me reí mucho con la enfermera que me la puso y a sonreír!

Bueno, hicimos muchos tipos de exámenes diferentes y pasaron muchas cosas que no esperaba, pero nada trágico gracias a Dios. Respecto a los resultados de los TAC, que probablemente son los más relevantes, pues fue interesante. Nosotros sabemos que en la medida en que no veamos crecimiento o cosas nuevas, todo bien. No estábamos pensando en nada “feo” puesto que me sentía y me veía muy bien, gracias a Dios. Nuestro error fue no preguntar específicamente qué podríamos ver en los reportes…

Lo normal es que recibimos el reporte y mi doctor nos llama y nos explica en “español” qué significa, y por más que nos proponemos no leer reportes sin doctores, pues no lo logramos nunca… Llegaron los reportes y por primera vez eran super largos, con mil cosas que no entendíamos, sólo sabíamos que ya se pudo ver en imágenes todo lo que en los diferentes exámenes anteriores habíamos encontrado. Entonces había dos opciones, o la cosa se había complicado bastante, o bien, estábamos viendo cambios debido al efecto de la quimio aplicada.

Finalmente logramos conversar con nuestro doctor y lo primero que nos dijo fue: “no se preocupen”. Ya con tranquilidad nos contó bien qué había en los reportes. En resumen, es imposible deerminar con certeza lo que muestran las imágenes, sin embargo, nos recordó que en casos como el mío, lo más importante es la clínica, eso significa, cómo se siente y cómo se ve el paciente. Y dado que en mi caso, gracias a Dios, todo va muy bien, nos inclinamos a pensar que lo que vemos en las imágenes podrían ser lesiones “contenidas o en proceso de cicatrización”. Claramente no soy doctora, así que si meto la pata en cómo lo explico, me perdonan. Lo importante es que gracias a Dios, todo parece ir muy bien, y los médicos acordaron realizar exámenes más seguido para dar mayor seguimiento a cualquier evolución. Y por otra parte, siempre hay opciones de tratamiento distinto en caso de necesitarlo. Pero por encima de cualquier detalle científico, Dios es quien escribe el guión de mi historia.

Por ahora, estamos en las quimio 3… ayer fue mi quimio 3.2. Este es un tratamiento de mantenimiento, por eso no sabemos cuántas van a ser o por cuánto tiempo lo vamos a necesitar, el objetivo es contener la enfermedad, así que con toda nuestra fe puesta en Dios, seguimos sonriendo y luchando. La buena noticia es que en teoría, debería tener aún menos efectos secundarios, así que eso nos pone muy felices.

Y bueno, todos los días, sí, todos los días, y con más énfasis los días que uno más lo necesita, Dios nos habla… a veces a través de personas, a veces a través de una imagen, de una invitación, de la bendición de poder abrazar a un amigo… nos manda mensajes, manda abrazos al corazón, y razones para sentir un nivel de alegría que es difícil de describir, es sentir el corazón gordo gordo, lleno de felicidad y la necesidad de derramar unas lagrimitas… Dios es BUENO!!

La consciencia, mi enfoque…

A mí me parece super interesante cómo, cuando uno pone atención, todos los días hay lecciones que aprender, ya sea de lo que uno dijo, hizo, no hizo, sintió, etc…. o de lo que sucede con otras personas. Cuando uno quiere escuchar y observar, sin duda puede aprender, cuestionarse y mejorar.

He notado 2 generalidades coincidentes: nos cuesta enfrentar realidades y por otra parte, nos hace falta foco/norte.

Enfrentar la realidad + círculo de influencia

Pareciera que muchas personas creen que es más fácil vivir obviando la realidad; podemos decirle de muchas maneras: tapar el sol con un dedo, esconderse mental y emocionalmente, ignorar, hacer como si no pasara nada… Y no crean, uno puede verse tentado a vivir así y pensar que así, nada “va a dejar de estar bien”, pero desde mi perspectiva, realmente sólo dejamos pasar tiempo precioso que por lo general termina complicando cualquier situación.

Obviamente esto también es un tema de personalidad, como ya les he contado, siendo una persona con la necesidad de controlar y solucionar, pues siempre ha tendido a asumir todo lo que tenga al frente lo más pronto posible, creo que es más fácil y me permite pensar mejor, generar escenarios, armar planes, buscar estrategias, etc. Por esto mismo, me frusta mucho la gente que no es como yo… pero en serio, estoy trabajando en eso =)

Volviendo mi aprendizaje… me he dado cuenta de que no existe una única respuesta correcta y que cada uno hace lo mejor que puede, que no tenemos derecho de juzgar a nadie. He aprendido que los extremos no son buenos, mi extremo me llevaba a frustrarme al no encontrar soluciones pronto, o al no lograr que los demás reaccionaran como yo quería. El otro extremo hace que uno viva la vida sin vivirla realmente, ignorar la realidad no va a hacer que desaparezca…

En mi caso, esto me lleva a esforzarme por ser consciente siempre de mi realidad, tanto de lo bueno, para disfrutarlo y dar gracias, como de lo no tan bueno, y ahí trato de aplicar la teoría del círculo de influencia, es decir, me concentro en hacer todo lo que esté en mis manos, lo que se sale de ahí, deja de ser un problema y se convierte en una situación. Y el otro punto que tengo muy claro es que esconderse de la realidad, no va a hacer que desaparezca.

Pensando en esto, me puse a reflexionar también sobre mi estrategia personal de bloquear pensamientos negativos… ya les había contado que para mí es como un super poder? Es uno de mis super poderes favoritos, pero sin duda hay que entrenarlo para no perderlo. Creo totalmente en el poder del pensamiento, en el peso de la actitud y la necesidad de ser positiva, por eso, cada vez que siento un pensamiento de duda o de negatividad, inmediatamente lo bloqueo, lo corto. Lo hago así porque creo que permitir esto va en detrimento de mi FE y me roba la paz, entonces me refugio en la fuerza de Diosito. Pero aunque parecer que hay una línea muy delgada entre esto e ignorar la realidad, para mí no es así, yo no me escondo de mi realidad, sólo decido hacer lo que pueda, todo lo que esté en mis manos y confiar en Dios… por eso sé que todo va a estar bien.

Enfocarse

El otro tema en que he estado pensando es en lo fundamental que es tener un enfoque correcto para que la vida no pase sólo por inercia, para que la vida no “nos pase”, sino que la vivamos como queramos vivirla.

Siempre he tenido como objetivo lograr que mi vida signifique algo, que pueda dejar una huellita positiva, que al final de mis días pueda decirme a mí misma: “mí misma, que rico, todo esto valió la pena!”.

En mi proceso personal, he buscado conocerme bien… y esto es lo que he notado que a veces le hace falta a la gente… cuando uno sabe quién es, quién quiere ser (porque siempre se puede mejorar), qué quiere en la vida, qué no quiere más, y busca maneras para lograrlo, la vida es más bonita porque tiene un enfoque evolutivo claro y lindo, es un proceso inclusive de sanación interior y de crecimiento.

Suena super sencillo lo que acabo de escribir, pero no ha sido tan fácil… dentro mi de proceso personal, he tenido la necesidad de aprender varias lecciones:

  • Escoger bien mis batallas: no tengo que ganar siempre, no hay que ser la mejor en todo… y básicamente, no se puede!!! Así, cada victoria es más real, más vivida.
  • Escucharme: he aprendido a escuchar a mi cuerpo, a mi corazón, a mi mente, a mi alma… ya no peleo conmigo misma, me escucho (a veces hasta “negocio”), pero ya no se siento débil, ahora sé que soy más fuerte.
  • Ya no compito… ahora siempre doy lo mejor de mí, soy consciente de mi realidad y aprendí a cuidarme más.

Y sin duda seguiré aprendiendo, estoy segura de que me falta muchísimo, pero los invito a conocerse mejor, eso definitivamente los va a ayudar a acercarse a Dios, en mi caso, así ha sido.

Mi confesión

Quiero contarles algo directamente de mi corazón. En mi proceso de acercarme más a Dios, de aprender a entregarle mi vida, a confiar absolutamente en Él… mi vida ha mejorado radicalmente, soy muchísimo más feliz y he aprendido a ser más humilde. Todo ha mejorado tanto, que a veces me pregunto porqué pasé tanto tiempo viviendo sin tener esta claridad… pero bueno, cada uno tiene su momento y el mío llegó en tiempo perfecto.

Desde que todo el tema de mi enfermedad llegó a mi vida, Dios me dio la valentía y la fuerza para no cuestionar nada, me ayudó a hacer crecer mi fe y a comprender profundamente que Su plan es perfecto y que si Dios está conmigo, no hay nada que pueda salir mal.

También entendí que Dios quiere que conversemos con Él, que le hablemos de todo, que apreciemos sus regalos diarios, que le pidamos ayuda, que pidamos lo que necesitamos pedir…

Y mi confesión es esta, ahí se me hizo un colocho mental y emocional… como dijo mi amiga, me puse a filosofar y me daba miedo que mi corazón pudiera contradecirse. A ver, al entregar todo y confiar en Dios, yo le pido sin dudar que se haga su voluntad y no la mía… entonces eso significa aceptar lo que sea que Él tenga en su plan para mi vida. También sé que Dios sabe lo que hay en mi corazón, y sabe que quisiera vivir muchos años más y que quisiera que mi enfermedad desaparezca. Pero me daba mucho miedo contradecirme y en alguna medida ser hipócrita, si se lo pedía a Dios… 😦

Hace poco, una amiga que Dios mandó a mi vida recientemente, mientras ella me contaba su historia, mi corazón se aclaró un poco y encontré la forma de hablar con Dios y poder expresar todo al mismo tiempo, y sentirme bien… me di el permiso de orar todos los días pidiéndole a Dios que complete su milagro en mí, si esa es Su voluntad… Y no saben la paz que sentí cuando logré ser aún más honesta en mi conversación con Diosito. Gracias a Él no vivo preocupada, ni atormentada por nada, confío 100% en Dios y en Su plan, y también sé que puedo rezar por mi milagro (por uno más) y que pase lo que pase, todo va a estar bien, porque Dios es BUENO!

Y bueno, por otra parte, para ser consecuente con todas las bendiciones que Dios me da, pues trato de vivir mi vida teniendo como prioridad lo verdaderamente importante… ahora colecciono momentos, creo memorias, vivo y sonrío mucho más! Con Marco, vivimos llenos de realidad, de gratitud, de ilusiones, y hacemos que cada uno de nuestros días, valga la pena!! Estas semanas han estado llenas de amor, de familia, de amigos que más que amigos son hermanos, de nuevos recuerdos… y por eso, le doy gracias infinitas a Dios.

Ojalá puedan sacar un ratito para filosofar, para pensar un poco y hacerse un examen, lo importante es siempre buscar estar mejor =)

Gracias por sacar un ratito para leerme, gracias por sus oraciones y por todo el amor y la energía que recibimos siempre. Que Dios los bendiga muchísimo!! #oremosconale

Uy, casi se me olvida contarles, ya están todos los papeles entregados en el PANI, así que dejamos todo en manos de Diosito y a diario rezamos por nuestra princesa.

Destacado

Perdedora/Ganadora (1 o 33?)

En estas últimas semanas…

Hola! Primero, muchas gracias a todas las personas que han seguido muy pendientes de mí, de nosotros! Gracias por sus oraciones, y por tanto amor combinado energía linda!

Me han preguntado si estoy bien o qué ha pasado porque teníamos rato de no escribir nada… perdón! Para variar, se me fue el tiempo haciendo mil cosas (hay mañas que cuesta quitarse jijiji), pero hoy, gracias a Dios, me siento ESPECTACULAR!!

En resumen, pues tuve unos días medio enredados después de la quimio 2.2 (la última vez que escribí) porque tuve sangrados nasales medio incómodos, después vimos que mis plaquetas estaban un poco bajitas y yo además siempre tengo que tomarme un anticoagulante… entonces mis doctores, que son parte de mi equipo de ángeles, quisieron cuidarme mucho… exámenes de sangre casi que diarios, negociaciones sobre medicamentos y mil mensajes de cariño. Mientras, yo sólo me sentía un poco más cansada de lo normal, pero hice caso y me cuidé mucho =). Pero bueno, todo se normalizó muy rápido porque Diosito es tan bueno, que me dio un cuerpo muy fuerte y eficiente, entonces en dos toques ya estaba de nuevo “normal” (por lo menos dentro de mi normalidad).

Después de eso, todo muy bien, llegó la quimio 2.3 y me fue bastante bien. El mismo día que me la pusieron, me dio gripe!!! Pero aunque suene extraño, fue buenísimo porque entonces pasé mi semana “difícil”, en cama y cobijada, descansando y viendo Netflix. Así que entre mocos y estornudos, no me dio chance de sentirme malita, gracias a Dios además hacía frío, así que fue todo un éxito!!!

Bueno, y después de mi gripe “desintoxicadora”, la verdad me siento suuuuuuuuuuuuuuuuuuuper bien! No podría estar más feliz!!! Honestamente ya no sé si es porque de verdad me siento extraordinariamente bien, o porque mi capacidad de sentirme feliz por estar bien, ha aumentado y ya perdí la objetividad… o descubrí un nuevo nivel (como en los video juegos jijijiji). En fin, gracias a Dios!!! Mi vida normal era toser… ahora, casi nunca toso!!! Puede parecer muy poco, pero para mí es tanto!!! Así que mi grado de felicidad y agradecimiento con Dios, es muchísimo más alto de lo que podría explicarles =)))))))))

Perdedora y/o ganadora? 1 año después de aprender a vivir

El 27 de julio se cumplió 1 año de mi diagnóstico… fue mi primer cumpleaños, pero no hablamos de eso. Supongo que mi familia también lo recordó, pero no lo comentamos, seguramente por el recuerdo de cómo se sintieron ese día. En mi caso, es un día que nunca voy a olvidar, pero no lo recuerdo como algo triste, fue un gran cambio, pero para mí es el día del inicio, y ese día fue muy bueno!! Ese día fue el primero de aprender a vivir de verdad =) Así que feliz cumpleaños a mí!!! =)

En este año he tenido muchísimo tiempo para pensar, sentir, dejar ir, esperar, soñar, creer, llorar, encontrar, descubrir, agradecer, perder, ganar… y pensando en todo esto y en cómo a veces definimos nuestras experiencias como fracasos o triunfos, me senté a recordar mis momentos de “fracaso personal” más memorables…

  • Mi primer no excelente!! Un 86 en 3er grado… (yo sé, es una tontera, pero a mí me marcó, qué quieren que les diga)
  • “No puede andar con nosotras”
  • Me terminó, a mí??? -nunca me había terminado un novio
  • Creo que sí, me dieron vuelta…
  • “La verdad no me caés bien” “Que te salude tu otro jefe” “De verdad creés que te quieren contratar por inteligente? No… sólo quieren estar viéndote, no es por talento”
  • Sí, me mintió…
  • Me despidieron!
  • No, no estaba embarazada aquel día en París…
  • Mi cuerpo no ovula correctamente?
  • No, no, no, no, no, no… este mes tampoco hay bebé
  • “Sí, es cáncer” y “En etapa 3B”
  • “La enfermedad volvió”
  • “Enfermedad no curable”

Algunos de estos momentos fueron tristes, otros me enojaron, algunos me desconcertaron… pero todos tienen algo en común, después de recordar cada historia, realmente ninguno fue malo… a ver, no fueron momentos felices, es cierto… pero ninguno de esos momentos significó realmente algo negativo en mi vida. Todos me llevaron siempre siempre siempre a algo mejor! Mi conclusión es que una vez más puedo comprobar que el plan de Dios es perfecto!!

A veces de verdad uno cree que nada peor podría pasar, que la tristeza que uno siente nunca se va a acabar, que no hay cómo superar algo… y no importa qué sea, lo que para uno de nosotros puede parecer mini, para alguien más es lo más importante que ha vivido… así que no importa qué sea… siempre, todo, al final (eventualmente, pero siempre) es para bien, todo se acomoda como tiene que ser. Al final, somos mejores, más fuertes, menos babosos, más humanos, menos de lo que nos resta y más de lo que nos hace sumar.

En mi lista hay muchas tonteras, ahora que lo veo en retrospectiva; pero son parte de mi historia, de lo que en algún momento fue importante para mí y que hoy puedo decir sin duda, me hizo crecer o me llevó a lugares o personas mejores. Así que no puedo hacer más que agradecer por cada uno de esas situaciones, agradecerle a Diosito por siempre guiar mis pasos, aún cuando no sabía por donde tenía que estar.

Sin embargo, el último punto de mi lista (al día de hoy), realmente no es un fracaso… sino un momento de esos que hacen que el ritmo de la respiración cambie, que el ruido del mundo se ponga en mute, que todo desaparezca por un segundo. Por eso les quiero contar sobre esto.

Después de pensarlo, conversarlo entre nosotros y cada uno con Dios, Marco y yo, que ya habíamos optado dejar absolutamente todo este tema en manos de Diosito… Decidimos que vamos a continuar con todos los trámites de la adopción y que si está en los planes de Dios, vamos a poder ser papás de nuestra princesita, esa pulguita por la que oramos cada noche (pero bueno, esto es todo un tema gigante del que después les puedo contar). Así que estamos finalizando la “recolección” de papeles y requisitos que solicita el PANI, para entregarlo todo y seguir orando.

Uno de los requisitos es una especie de dictamen médico de cada uno de los padres adoptivos, el de Marco es fácil…. el mío, hasta pedírselo a mi doctor, me dio cosita, pero bueno lo hicimos. Recibimos la hoja y nos tocó leerla, no dice mucho, son pocas palabras, nada que no hayamos escuchado o conversado antes, ni siquiera es algo trágico… pero leer las palabras “enfermedad no curable”, es impactante. Ni Marco ni yo nos dijimos nada, pero nos conocemos, yo vi en su cara lo que pensaba y sentía, y él probablemente trató de ver la mía.

Leer esas palabras fue fácil, entender lo que significan no es tan complejo, pero sentir lo que se siente al pensarlas, eso sí es muy feo. Pero de nuevo, gracias a Dios todo pasa, como les decía la vez anterior que “conversamos”, para mí fueron 5 segundos bien duros… pero se terminaron. Seguido dice “imposible determinar pronóstico” o algo así… y en ese momento, Dios que seguramente se estaba agarrando los cachetes como diciendo “aaaaaaaaay esta chiquita!!!”, me iluminó!! Y es que esa sí es la verdad!!! No existe manera humana de saber qué va a suceder… yo lo vi como uno de esos momentos de tentación que “el malillo” busca para hacernos dudar… y recuperé la fuerza, mi escudo y mis armas… mi fe! Por eso lo incluí en mi lista de fracasos, fue un momento de esos en los que uno se cae un toquecito, pero Dios es tan bueno, que me levantó rapidito.

Porque no importa de qué se trate…

  • Dios está conmigo
  • Dios tiene el control
  • Dios es Bueno
  • Dios me acompaña y me lleva en sus brazos
  • Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Así que como les decía al principio, no puedo estar más feliz, no puedo sentirme mejor, no podría estar más agradecida!! Así que aunque creía que tenía apenas 1 año de ser una ganadora y que había pasado años “perdiendo”, pues no… son 33 años de ser una ganadora y 1 año de disfrutar de cada segundo de mis días y de buscar maximizar las oportunidades que Dios nos da.

Acá andamos escapados disfrutando de la vida y de la maravilla de sentirnos tan bien, gracias a Dios!!

Gracias por compartir este ratito conmigo, que Dios los acompañe y los bendiga!! Muchas gracias!! #oremosconale

Ya casi viene la quimio 2.4, así que después les cuento qué tal y cómo nos va en los siguientes exámenes que tenemos que hacer. Un abrazo!!

Ale

Está bien no estar bien (un ratito…)

Hola! Yo soy Ale… la de las fotos, la de las historias, la que tiene la maravillosa bendición de tener a Mari como hermana… a Marco como mi esposo, a mi familia como mi familia, a mis amigos como mis amigos, a mis doctores como mis amigos y a Dios como mi fuerza.

Después de 33 años y 2 meses de vida, he aprendido tanto… pero en el último año he aprendido la mayor parte de lo que más importa, y eso es lo que hoy quiero compartir:

1. Control

Toda mi vida pensé que si hacía todo bien, de primera, tratando de ser de las mejores, planificando bien, con estructuras racionales, de manera eficiente… iba a poder controlarlo todo. Yo vivía (vivo, no es tan fácil cambiar tan rápido, pero por lo menos ya lo acepté jijijiji) siempre buscando tener el control de todo lo que me importaba: familia, amigos, todo lo académico, trabajo, relaciones interpersonales… creía que así siempre todo iba a estar bien, “si yo tenía el control y todo lo hacía bien, todo y todos iban a estar bien”.

Así viví, “arreglando” todo, “cuidando” a todos, “guiando” a todos… hasta que un día, la vida me presentó situaciones en las que yo, por más que me esforzaba, no tenía control… después de la frustración y el desgaste emocional y físico que esto significó, me di cuenta de que mi necesidad de control era en gran parte capricho (claro, yo siempre obtenía lo que quería) y por otro lado, insensatez.

El día que sentada en una iglesia, en media misa (esto fue antes de tener los resultados de la primera biopsia, hace más o menos 1 año), logré visualizarme muy muy pequeñita, en la mano de Dios, ahí lo entendí! Yo no mando nada, yo no controlo nada… aprendí que soy muy chiquitita, que Dios es quien tiene el control verdadero, que tenía que aprender a soltar, a confiar y a respirar más.

Ese día no pedí controlar o entender (quienes me conocen saben que yo soy el tipo de persona que todo lo quiere saber, entender y comprender), no pedí un resultado específico de la biopsia, ese día le pedí a Dios ACEPTACIÓN para no cuestionar nada y FUERZA para poder enfrentar lo que viniera. Fue mi primer momento de claridad… y DIOS me escuchó y me dio todo lo que le pedí.

Entonces, aprendí que necesitaba “aprender a soltar”.

2. Paciencia

Si hay algo que yo necesitaba aprender era a tener paciencia… en mi vida llena de control y estructuras perfectas, no había cabida para “esperar” o “perder el tiempo”. Mi personalidad caprichosa quería todo “ya”, cuando yo creía que era el momento correcto.

Es muy interesante, porque este entrenamiento emocional (es como ir al gym, pero del alma), hace que después de un tiempo uno pueda darse cuenta de que la impaciencia es el resultado de una adicción (a controlarlo todo), es una forma de ansiedad, es una especie de síndrome de abstinencia, que nos roba la paz.

Aprender a ser paciente significa aprender a vivir en paz, sabiendo que todo va a estar bien, porque Dios es Bueno… un día de estos escuché una frase que se me tatuó en el corazón: “Dios no es lento ni veloz, Dios es PERFECTO”.

Entonces, aprendí que necesitaba sentir PAZ.

3. Humildad

Este fue uno de los aprendizajes más duros, al menos hasta el día de hoy. Lograr reconocer que tenía un serio déficit de humildad fue muy difícil… habiendo leído los puntos 1 y 2, pues no es tan complicado entenderlo… Yo no tenía la humildad que necesitaba para aceptar que hay situaciones y momentos que me superan, yo no sabía decir: “no puedo”.

Y esto no fue por creerme mejor que nadie, realmente mi error estaba en creer que si yo me esforzaba más, iba a poder con todo, iba a poder ayudar a quien fuera y controlar lo que fuera. En algún momento de mi vida me hice una avenger y me creí el cuento…

Pero resulta que no es así. Que sí, me esfuerzo mucho y nunca voy a dejar de hacerlo, porque creo firmemente en que todos los días uno tiene que tratar de ser la mejor versión de sí mismo. Pero ser una persona humilde significa poder caerse y no tratar de ocultarlo, poder llorar sin ser débil, pedir ayuda cuando hace falta.

Ser humilde significa para mí, ser el tipo de persona que siempre le pedía a la gente que amo, que fuera… significa confiar, significa dejarse chinear de verdad, significa apoyarse en otras personas sin miedo. Pero sobre todo, significa poder hablar con Dios de rodillas y confesarle que no sé qué hacer, que necesito ayuda y pedirle que me abrace más fuerte; y entonces recibir esa fuerza que no es humana, sino que viene únicamente de Él.

Entonces, aprendí que necesitaba reconocer mis límites, dejar la soberbia a un lado.

4. Miedo

Desde que nos dieron la noticia del bichito, siempre dije que no sentí miedo, nada… y eso es cierto. A ver, no sentí miedo del diagnóstico (a pesar de ser un tipo de cáncer muy atípico en una persona como yo), no sentí miedo respecto a los tratamientos que venían, no sentí miedo a morirme. Por supuesto que no sentí miedo, recuerdan que le había pedido a Dios, aceptación y fuerza? Pues de verdad, Dios me concedió lo que le pedí.

Pero he aprendido que el miedo es más complejo y que es una de esas cáscaras de banano que de repente aparecen por ahí para hacernos caer, para hacernos dudar, y por eso, hay que bloquear inmediatamente los sentimientos feos como el miedo. ¿Sabían que en la Biblia aparece 365 veces la frase “no tengas miedo”? Yo no lo sabía, lo leí hace poco y me pareció impresionante… un “no tengas miedo” para cada día del año!!

Obviamente sí he tenido momentos en los que el miedo quiere entrar en mí… uno de los más recurrentes: pienso en Marco y en que quisiera tener mil años de vida para compartirlos con él, y me da miedo… pero entonces bloqueo! Busco comfort en las palabras de Dios “no tengas miedo”, y en lugar de sufrir, hablo con Dios y le pido tiempo para vivirlo juntos, y sobre todo, le pido que nos guíe para disfrutar cada segundo de nuestra historia de amor, nuestra historia de vida.

Entonces, aprendí que nunca hay que dudar de Él. “Háblale a la montaña de tu Dios, no le hables a Dios de tu montaña”.

5. Vivir

Para mí, la vida siempre ha sido un regalo de Dios, es algo que creo desde lo más profundo de mi corazón. Sin embargo, hoy sé que no apreciaba este regalo, como yo creía. Me he dado cuenta de dos detalles muy determinantes:

  1. Vivir en el futuro es desperdiciar el hoy. Mi nivel de intensidad siempre ha sido alto, recuerdo siempre estar ansiosa pensando en lo que iba a suceder más adelante. Recuerdo ser una pulga y desear ser “grande” para poder hacer “cosas de grandes”; recuerdo ser aún más chiquitilla y ver tele pensando que yo necesitaba hablar tan rápido como la gente de la tele… sí, loca desde pequeñita!! Y así me pasaba con todo, en la escuela pensaba en el cole, en la U me moría por trabajar… y comencé a trabajar… entonces comencé a vivir planificando en función de objetivos y eficiencia, decidí que podía sacrificarME porque en ese momento valía la pena… entonces era muy buena en mi trabajo, pero no tenía tiempo para nada (ni para respirar… que increíble, esa era una de mis frases más comunes… hay que tener cuidado con las palabras), siempre estaba cansada o enferma, pero yo creía que eso estaba bien y era feliz. Hoy, entiendo todo mucho mejor, y aunque no me arrepiento de lo que he vivido, si pudiera devolverme en el tiempo, lo haría todo muy distinto, disfrutando el día a día y organizando mejor mis prioridades.
  2. Consciencia. Vivir debería ser mucho más de lo que la mayoría creemos. Es una lástima que uno (al menos yo) tenga que pasar por situaciones complicadas para aprender a apreciar cada uno de los detalles de la vida. Ser consciente de la vida, hace que absolutamente todo sea mucho más lindo, que uno sienta la necesidad de agradecerle a Dios por todo, todo el día. Los colores vibran más, los rayos del sol brillan más, respirar profundo es delicioso, los momentos con la gente que uno ama, son tesoros y no hay que esperar a ver fotos varios años después para darse cuenta. Una experiencia de este tipo es una bendición porque nos regala la oportunidad de disfrutar verdaderamente de la vida, de la gente, del amor, de las lágrimas, de la risa, de las caídas y el chance de levantarse. Ser consiente hace que uno viva con agradecimiento.

Entonces, aprendí que existir no es lo mismo que subsistir. Aprendí a sentir más, a decir lo que siento sin contenerme. Aprendí a vivir con GRATITUD.

6. Decisiones

La vida no siempre es fácil, no siempre hay risas y sorpresas bonitas. Además, la vida no se trata de lo que uno quiere, sino de lo que uno necesita. Por eso hay que vivir situaciones difíciles, de nuevo, es como entrenar en el gym, hay ejercicios que no nos gustan porque son muy cansados o duelen, pero al pasar el tiempo, al ver los avances en nuestras capacidades y habilidades, nos ponemos felices. Así es la vida… uno no puede elegir “el ejercicio” que nos toca hacer, pero podemos decidir cómo ejecutarlo, cómo vivirlo.

Uno no puede decidir si quiere o no tener cáncer, pero uno decide cómo quiere vivir la vida. Uno no decide si una medicina o un tratamiento nos va a hacer sentir malitos un rato, pero uno decide cómo enfrentar a realidad. Uno no decide muchas cosas, pero tenemos el poder de decidir muchísimas y eso significa, decidir cómo vivir cada día.

No les voy a mentir, hay momentos duros, en los que uno, como humano, se cae… en que el cansancio y el dolor (físico o emocional) son fuertes… a veces hace falta llorar, dejar salir todo lo que duele y hacer un berrinche. Mi estrategia es ok, permitirlo, dejar que suceda un rato (antes, lo hacía solita, para que nadie me viera y no se preocuparan, pero como les contaba, estoy aprendiendo a ser mejor), cuando todo sale, respiro profundo, me levanto y vuelvo a sonreír. Y de verdad, es terapéutico… no me dejo caer en un hueco profundo, no me tengo lástima, no dudo de Dios, pero me permito sentir lo que siento, me desahogo y me vuelvo a levantar.

Entonces, aprendí que ser feliz, que vivir de verdad, que enfrentar cada día con una sonrisa, es una decisión que hace que todo mejore.

7. Dios

Todo, todo, todo… me ha llevado a Él. Me di cuenta que necesitaba estar mucho más cerca de Él, que necesitaba aprender a hablarle, a sentirlo, a escucharlo. Entendí lo que significa la paz de Dios, confiar en Él sin dudar, el poder sanador de la Fe, la inmensidad de su amor.

Cada uno ve la vida de acuerdo a sus experiencias, hace poco más de un mes, cuando estuve hospitalizada, tuve 2 momentos que para mí fueron muy fuertes, desde mi perspectiva era lo más “difícil” que había vivido hasta el momento. El primero fue una cuestión de superar vergüenza (extrema jajajaja) y poder lograr lo que necesitaban que hiciera, y al día siguiente viví el otro (que hizo que el primero me diera risa), este fue dolor muy intenso… en ambos, cuando sentí que yo ya no podía manejarlo sola, lo único que pude hacer fue repetirme a mí misma en mi cabeza “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” y así lo logré, sigo aquí sonriendo, gracias a Dios.

Entonces, aprendí que Dios es todo, aprendí que es cierto que Dios es bueno, que Su plan es perfecto… aprendí que cuando uno aprende a entregarle todo a Dios, ya no hay por qué preocuparse, aprendí a vivir y reconocer las maravillas de Dios en cada segundo.

Perdón, se me hizo muy largo, pero tenía que contarles todo eso para poder decirles que aprendí que no estar bien, está bien… que es humano. Pero está bien por un ratito, mantener una buena actitud ante todo, es fundamental, no tiene sentido pelear una batalla creyendo que uno va a perder… hay que mantener actitud de ganadores y así siempre vamos a poder ser guerreros de luz… de la luz que Dios nos regala

En mi pelea personal:

  • Mi estrategia: DIOS
  • Mi escudo: mi familia y mis amigos
  • Mis tácticas: orar, confiar, agradecer
  • Mi arma: mi sonrisa

Espero que mi/nuestra historia le ayude a alguien a mejorar un poquito su día. Y les agradezco muchísimo cada una de sus oraciones, mientras más seamos, más fuertes somos. Gracias!!! #oremosconale